miércoles, 14 de agosto de 2013

Introducción al estudio de los materiales de construcción

ÍNDICE
    Introducción al estudio de los materiales de construcción
1. Introducción. Concepto de material de construcción. Materiales utilizados en edificación. Los materiales en el proceso constructivo. Evolución de los materiales. Materiales y sistemas constructivos tradicionales.
2. Normativa aplicada a los productos de construcción
      2.1. Española.
      2.2. Comunitaria.
      2.3. Otras.
3. La calidad de los materiales.
4. Recepción de materiales: sistemas de control y marcas de calidad.
5. Perspectivas de nuevos materiales.



DEFINICIONES
Los materiales de construcción son los cuerpos que se integran en las obras de construcción, cualquiera que sea su naturaleza, composición y forma.
Los productos de construcción (CEE) son cualquier producto fabricado para su incorporación con carácter permanente a las obras de construcción, incluyendo tanto las de edificación como las de ingeniería. (Directiva 89/106/CEE sobre productos de construcción. Diario Oficial de las Comunidades Europeas de 11/2/89)

REQUISITOS
Los materiales deben ser adecuados a las obras de construcción, los cuales deben cumplir unos requisitos mínimos
  • -       Seguridad
  • -       Funcionamiento
  • -       Durabilidad
  • -       Economía
  • -       Estética

-       Adecuación medioambiental
La condición inmediata es que el material se encuentre disponible de forma abundante, es decir, que exista o pueda fabricarse en cantidad suficiente y a un costo razonable.
Otro requisito esencial será la relativa homogeneidad en sus propiedades.

CLASIFICACIÓN
A.    En función de su origen y naturaleza:
a.    Petreos naturales
b.    Pétreos artificiales
                                          i.    Cerámica y vidrio
                                         ii.    Aglomerantes
1.    Yeso
2.    Cal
3.    Cemento
                                        iii.    Aglomerados
1.    Hormigón
2.    Morteros
3.    Prefabricados
c.    Metálicos
                                          i.    Siderúrgicos (férricos)
                                         ii.    No férricos
d.    Orgánicos
                                          i.    Bituminosos
                                         ii.    Madera
e.    Plásticos
f.     Pinturas
B.    Atendiendo a su destino o aplicación
a.    Aptos para estrcturas portantes
b.    Aplicables a otros usos
                                          i.    Impermeabilizaciones
                                         ii.    Aislamiento térmico y acústico
                                        iii.    Revestimientos, etc.

EVOLUCIÓN DE LOS MATERIALES
Comienzan a emplearse a partir del Neolítico, siendo los primeros materiales la piedra y la maderas debido a su disponibilidad, posteriormente se usaría la arcilla.
-       Condiciones de utilización:
o   Sociales y religiosas
o   Comerciales o militares
o   Climatológicas y disponibilidad del material:
§  Egipto: Construcciones adinteladas → Piedras
§  Arte Alejandrino: Obras detallistas → Caliza de grano fino
§  Mesopotamia: Ladrillos de adobe → Tierra de aluvión
§  Grecia: Arquitectura griega → Mármoles
§  Roma (clásica) → Travertino
§  Imperio Romano → Puzolana + Cal = Aglomerado (durabilidad)
-       Avance:
o   Mejora de comunicaciones
o   Revolución industrial S. XVIII
§  Vicat en 1812 → cemento portland. Lo patenta Aspdin en 1824, hormigón armado → construcciones del siglo XIX
§  1779 → primer puente de fundición en Inglaterra
§  1840 → Aceros laminados en perfiles
o   A mediados del siglo XIX nace la CIENCIA DE LOS MATERIALES al estudiarse los materiales desde una óptica científica con Vicat y Le Chatelier entre otros
o   Con los avances en física, química, informáticas… se producen materiales de alta tecnología.
§  Hormigón numérico
§  Morteros y hormigones de fibras (aceros, vidrio…) más resistentes isótropos
§  Hormigones de alta resistencia y ultrarresistentes. Adiciones de microsílice con superplastificantes, hormigones resistentes.
§  Exigencias medioambientales → utilización de desechos industriales (cenizas volantes, escorias…) para fabricar materiales de construcción.
§  Reciclaje de materiales (aglomerados asfálticos y hormigones) para su empleo en nuevas construcciones.

NORMALIZACIÓN
A los materiales se le exige cada vez más respecto al diseño, resistencia, tecnología, propiedades constantes y controladas… pero no se fabrican con las mejores cualidades posibles, sino ajustadas a los mínimos demandados por la tecnología CALIDAD/COSTE esto implica
  • -       Conocer perfectamente sus propiedades
  • -       Acotar las características que deben exigirse a un material
  • -       Necesidad de medir las características

Por ello son precisos:
  • -       Documentos de exigencia (NORMAS) que especifican las propiedades del material.
  • -       Normas para establecer procedimientos de medida (ENSAYOS)


ENSAYOS
Son procedimientos experimentales, generalmente de laboratorio, que permiten valorar una propiedad para su estudio e investigación o para el control de calidad
  • -       PROBETAS. Muestra que se ensaya. Gran importancia la toma de muestra, sotre todo en materiales que presentan heterogeneidades. Importante “tamaño” y “forma” de la probeta.
  • -       Esayos destructivos y END.


¿QUÉ ES LA NORMALIZACIÓN?
Actividad que se viene desarrollando en países industrializados desde hace varias décadas, siendo una forma colectiva de actuar para encontrar soluciones técnicas y comerciales a problemas repetitivos. Son, por tanto, documentos técnicos resultantes de un acuerdo pro todas las partes interesadas (administración, técnicos, fabricantes, consumidores)
Las nomas son herramientas esenciales para la industria y el comercio, y tiene, así mismo, gran influencia en cada una de las fases de los procesos industriales como puede ser:
  • -       Materiales
  • -       Dimensiones
  • -       Aptitud del empleo
  • -       Códigos de buena práctica
  • -       Métodos de ensayo
  • -       Terminología

Tiene que estar aprobadas, en el caso de España, por AENOR, entidad de carácter privado, creada específicamente para desarrollar las actividades, de normalización y certificación en nuestro país.

VENTAJAS DE LA NORMALIZACIÓN
Para el fabricante:
  • -       Disminuye los costos de fabricación
  • -       Facilita las compras y gestión de stocks
  • -       Establece un lenguaje común
  • -       Reduce los tiempos de fabricación
  • -       Incrementa la competitividad
  • -       Agiliza el intercambio de piezas

Para el consumidor
  • -       Ofrece una garantía de calidad
  • -       Suministra información objetiva sobre el mercado
  • -       Proporciona seguridad
  • -       Mejora la calidad de vida

Para la administración
  • -       Como consumidor, participa de las ventajas ya indicadas
  • -       Permite administrar racionalmente los recursos de todo tipo
  • -       Las normas puedes ser herramientas de política industrial y economía

Para la economía general de un país
  • -       Favorece intercambios comerciales
  • -       Contribuye al desarrollo socio-económico del país
  • -       Fomenta la transferencia de tecnología.


AENOR
Asociación de carácter privado creada con objeto de adecuar e proceso de NORMALIZACIÓN y CERTIFICACIÓN en España a las necesidades que plantea nuestro ingreso en la CEE
Sus objetivos son:
  • -       Elaboración y publicación de normas y documentos técnicos.
  • -       Normalización y certificación
  • -       Colaboración para que las empresas puedan competir con las de otros países europeos
  • -       Defender los intereses de los consumidores
  • -       Garantizar la calidad de los productos

Los comités técnicos de normalización (CTN) son l os órganos responsables de la elaboración de los proyectos de normas, se editan una vez obtenido el concenso de:
  • -       Industriales y fabricantes
  • -       Administración central
  • -       Comunidades autónomas
  • -       Consumidores

Desarrolla un sistema de certificación “Concesión de la marca AENOR cuando los productos sean idóneos conforme a las nomas UNE”.

ELABORACIÓN DE LAS NORMAS
A partir de los comités CTN en los que itnevienen de forma equilibrada:
  • -       Fabricantes
  • -       Técnicos
  • -       Consumidores
  • -       Administración publica
  • -       Centros de Investigación
  • -       Laboratorios

Se establecen los criterios básicos de la futura norma consensuando el contenido por todas las partes, se somete a información pública en el BOE
Las observaciones son estudiadas por el CTN hasta el consenso total para la publicación de la norma UNE, se revisaría cada cinco años, como máximo, a fin de adecuar los contenidos a la evolución tecnológica.

OTRAS NORMAS
NTL (Normativa de Laboratorio de Transporte). Se recurre a ellas en algunos casos y suelen ser de obligado cumplimiento cuando no hay UNE o en algunas obras para la administración.
NBE (Norma Básica de Edificación). Con la entrada del CTE (Código Técnico de Edificación) dejaron de ser de obligado cumplimiento, se referían al proceso constructivo que debía seguirse, son muy útiles de consulta.
ASTM, son normas americas que se establecen como obligado cumplimiento cuando no haya estudios realizados en Españas.
DIN, BS…

DISPOSICIOENS DEL ESTADO ESPAÑOL RELACIONAS CON EL PROCESO CONSTRUCTIVO

CÓDIGO TÉCNICO DE LA EDIFICACIÓN (CTE)
Reglas necesarias para su correcta aplicación en el proyecto y ejecución de edificios y son de obligado cumplimiento para todos los proyectos.
Tiene como finalidad:
  • -       La seguridad de las personas
  • -       Establecer las restantes condiciones mínimas para mantener las exigencias humanas y proteger la economía de la sociedad.

INSTRUCCIONES
Para construcciones de hormigón (EHE)
Las prescripciones están obligadas a conocerse por los autores de los proyectos y los directores de obra. Bajo su responsabilidad, pueden emplear sistemas de cálculo, disposiciones constructivas, etc… distintos, siempre que estando bien justificadas.

PLIEGOS (de recepción)
No deben confundirse con los documentos también llamados PLIEGOS que elabora la Dirección Técnica o el Promotor y en algunos casos la Administración, referentes a condiciones de tipo técnico y/o administrativo, de carácter particular, para la ejecución de obras determinadas.
  • -       Pliego de condiciones técnicas de la Dirección General de Arquitectura
  • -       Pliego de prescripciones técnicas generales para obras de Carreteras y puentes (PG-4) de aplicación obligatoria.

Se emiten para definir las prescripciones técnicas generales que deben satisfacer algunos materiales para su recepción en las obras de Construcción y, a su vez, los métodos de ensayo para comprobarlas. Son de obligado cumplimiento.
Algunos ejemplos:
RY-85. Pliego general de condiciones para la recepción de yeso y escayolas en las obras de construcción.
RL-88 Pliego general de Condicones para la recepción de ladrillos cerámicos en las obras de construcción.
RB-90. Pliego de prescripciones técnicas generales para la recepción de bloques de hormigón en obras de construcción.
En un intento pro unificar las normas los pliegos de recepción están siendo sustituidos por INSTRUCCIONES PARA LA RECEPCIÓN.
RCA-92. Instrucción para la recepción de cales en obras de estabilización de suelo.
RC-97. Instrucción para la recepción de cemento.

NORMAS TECNOLÓGICAS DE LA EDIFICACIÓN
No son de obligado cumplimiento pero tienen carácter de soluciones, criterios técnicos, reglas y condiciones recomendadas por la administración para la aplicación práctica de la normativa obligatoria.

LEGISLACIÓN COMUNITARIA
En materia de construcción, la legislación europea, a través de la Directiva Europea de Productos de Construcción (Directiva 89/106/CEC) intenta lograr dos objetivos claros
  • 1.    Eliminar las barreras técnicas que impedían el libre comercio y utilización de productos de construcción idóneos (CEN) Marca CE.
  • 2.    Garantizar la seguridad, salubridad, protección del medio ambiente y ahorro energético de los ciudadanos y la comunidad en general.

El segundo objetivo es muy similar a como se había procedido hasta ahora en España. Para este fin, los requisitos esenciales a los que deben responder todas las obras de construcción son:
  • -       Resistencia mecánica y estabilidad
  • -       Seguridad en caso de incendio
  • -       Higiene, salud y medio ambiente
  • -       Seguridad de utilización
  • -       Protección contra el ruido
  • -       Ahorro de energía y asilamiento térmico


LA CALIDAD DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN Y SU CONTROL
No se debe hablar, de roma absoluta de la calidad de un material de construcción, la calidad debe entenderse como la adecuación de un material, en lo que se refiere a sus propiedades, a un patrón determinado.
Prescritas las características de los materiales, deberá comprobarse cómo se van adecuando éstos a las especificaciones que figuran en proyecto.
En el caso de materiales, este control debe realizarse al ser recibido en obra, siendo una de las responsabilidades de la Driección Técnica
Se toman muestras representativas y se envían a un laboratorio para verificar sus propiedades de interés o bien observando si el material posee algún distintivo de calidad (sello o marca de calidad), en cuya caso podrían reducirse u omitirse los ensayos de laboratorio.

SELLO O MARCA DE CALIDAD
Respalda a un material, por parte de un organismo o entidad de prestigio significando que
  • -       Ha sido fabricado con medios adecuados
  • -       Ha sido sometido a un autocontrol
  • -       Sufre inspecciones periódicas externas

Aparte de la marca AENOR, existen sellos como INCE (cumple más normas que el sello AENOR), CIESIT (conformidad del instituto Eduardo Torroja para productos Siderúrgicos), AITIM (asociación de investigadores de la madera y derivados)

EL CONTRO EN EUROPA ORGANIZACIÓN EUROPEA PAR EL CONTROL DE CALIDAD
La calidad es el grado en el cual un producto o servicio satisface las exigencias del consumidor
El control de calidad aplicado a la construcción es el conjunto de técnicas, procedimientos, sistemas, formas e incluso costumbres, que permiten garantizar que la obra en cuestión cumplirá los objetivos que se le exigen (seguridad, función…) a un precio lo más bajo posible. A veces esto último no ocurre pero queda compensado con creces por la ausencia de gastos de conservación o por la disminución apreciable de los mismos.

LA RECEPCIÓN DE LOS MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN
Cuanto mayor es la responsabilidad del material en la obra y cuanto más difícil es su reposición, más habrá que extremar los medios para asegurar que éste posea la calidad adecuada. Conforme a esto los podemos dividir en tres grandes grupos:
  • 1.    Materiales esenciales para la seguridad de la construcción
  • 2.    Materiales no esenciales para la seguridad de la construcción pero de difícil reposición en caso de mala calidad
  • 3.    Materiales no esenciales para la seguridad de la construcción y de sencilla reposición en caso de mala calidad

viernes, 7 de junio de 2013

Evaluación de niveles de presión acústica. Ejemplo práctico.

1. INTRODUCCION:


El estudio de evaluación se llevará a cabo en la empresa ficticia CONSTRUCCIONES FERROEVA  S.L., empresa familiar fundada a principios de la década de los años 90, desarrolla su actividad constructora-promotora en el ámbito local de Granada provincia.

A pesar de la juventud de esta razón social, son más de 30 años de experiencia en el sector de la construcción los que avalan su trabajo. Es una empresa dedicada  a la realización de reformas en general, para, más tarde, dirigirse también hacia la construcción de edificios y especializarse en la construcción de estructuras de hormigón armado. No sólo viviendas, también han  realizado otras obras de construcción tales    como naves industriales.

Actualmente la empresa esta formada por 11 trabajadores, ello hace prueba  de que estamos ante una empresa pequeña  y por tanto casi familiar. De estos 11 trabajadores, tres son socios de la empresa, siendo uno de ellos el socio mayoritario y por tanto jefe o director general de la misma.

Un director de obra o perito.

El resto de trabajadores, pueden ser clasificados como:
-Oficiales de 1º y 2º categoría
-Peones  de albañilería
-Aprendices de obras
-Encofradores  y
-Pintores.

Como trabajadores subcontratados hemos de añadir:
-Fontaneros.
-Electricistas y
-Carpinteros (madera y metálica)

En materia preventiva, esta empresa tiene contratada toda la prevención con un servicio de prevención ajeno a la empresa.

La actividad que realiza esta empresa  es la de albañilería en general, la cual incluye:
-          Alicatados.
-          Estructuras.
-          Parquets y revestimientos de suelo.
-          Operadores de maquinaria en general.
-          Gruistas.

Junto a esta actividad propia de la empresa, hay que hacer mención a la realizada por las empresas subcontratadas, que incluye:
-          Fontanería.
-          Electricidad.
-          Carpintería metálica de aluminio y PVC.
-          Carpintería madera.( puertas)
-          Pintura, barnizado, escayola.

ORGANIGRAMA DE LA EMPRESA:

  


OBJETIVO DE ESTUDIO:

 REAL DECRETO 286/2006, de 10 de marzo.
La Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, determina el cuerpo básico de garantías y responsabilidades preciso para establecer un adecuado nivel de protección de la salud de los trabajadores frente a los riesgos derivados de las condiciones de trabajo, en el marco de una política coherente, coordinada y eficaz.
   

 2. JUSTIFICACION DEL ESTUDIO:

  
Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales (BOE de 10 de noviembre de 1995), en su articulo 16:


1. La prevención de riesgos laborales deberá integrarse en el sistema general de gestión de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de ésta, a través de la implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales a que se refiere el párrafo siguiente.

Este plan de prevención de riesgos laborales deberá incluir la estructura organizativa, las responsabilidades, las funciones, las prácticas, los procedimientos, los procesos y los recursos necesarios para realizar la acción de prevención de riesgos en la empresa, en los términos que reglamentariamente se establezcan.

2. Los instrumentos esenciales para la gestión y aplicación del plan de prevención de riesgos, que podrán ser llevados a cabo por fases de forma programada, son la evaluación de riesgos laborales y la planificación de la actividad preventiva a que se refieren los párrafos siguientes:

a) El empresario deberá realizar una evaluación inicial de los riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores, teniendo en cuenta, con carácter general, la naturaleza de la actividad, las características de los puestos de trabajo existentes y de los trabajadores que deban desempeñarlos. Igual evaluación deberá hacerse con ocasión de la elección de los equipos de trabajo, de las sustancias o preparados químicos y del acondicionamiento de los lugares de trabajo. La evaluación inicial tendrá en cuenta aquellas otras actuaciones que deban desarrollarse de conformidad con lo dispuesto en la normativa sobre protección de riesgos específicos y actividades de especial peligrosidad. La evaluación será actualizada cuando cambien las condiciones de trabajo y, en todo caso, se someterá a consideración y se revisará, si fuera necesario, con ocasión de los daños para la salud que se hayan producido.

Cuando el resultado de la evaluación lo hiciera necesario, el empresario realizará controles periódicos de las condiciones de trabajo y de la actividad de los trabajadores en la prestación de sus servicios, para detectar situaciones potencialmente peligrosas.

b) Si los resultados de la evaluación prevista en el párrafo a) pusieran de manifiesto situaciones de riesgo, el empresario realizará aquellas actividades preventivas necesarias para eliminar o reducir y controlar tales riesgos. Dichas actividades serán objeto de planificación por el empresario, incluyendo para cada actividad preventiva el plazo para llevarla a cabo, la designación de responsables y los recursos humanos y materiales necesarios para su ejecución.

El empresario deberá asegurarse de la efectiva ejecución de las actividades preventivas incluidas en la planificación, efectuando para ello un seguimiento continuo de la misma.

Las actividades de prevención deberán ser modificadas cuando se aprecie por el empresario, como consecuencia de los controles periódicos previstos en el párrafo a) anterior, su inadecuación a los fines de protección requeridos.

3. Cuando se haya producido un daño para la salud de los trabajadores o cuando, con ocasión de la vigilancia de la salud prevista en el artículo 22, aparezcan indicios de que las medidas de prevención resultan insuficientes, el empresario llevará a cabo una investigación al respecto, a fin de detectar las causas de estos hechos”.

REAL DECRETO 286/2006, de 10 de marzo, en su articulo 6:

“Según el artículo 6 de la ley, son las normas reglamentarias las que deben ir concretando los aspectos más técnicos de las medidas preventivas, estableciendo las medidas mínimas que deben adoptarse para la adecuada protección de los trabajadores. Entre tales medidas se encuentran las destinadas a garantizar la protección de los trabajadores contra los riesgos derivados de la exposición al ruido durante el trabajo.

Asimismo, la seguridad y la salud de los trabajadores han sido objeto de diversos Convenios de la Organización Internacional del Trabajo ratificados por España y que, por tanto, forman parte de nuestro ordenamiento jurídico. Destaca, por su carácter general, el Convenio número 155, de 22 de junio de 1981, sobre seguridad y salud de los trabajadores y medio ambiente de trabajo, ratificado por España el 26 de julio de 1985”.

RD 39/1997, CAPÍTULO II.
EVALUACIÓN DE LOS RIESGOS Y PLANIFICACIÓN DE LA ACTIVIDAD PREVENTIVA.

SECCIÓN I. EVALUACIÓN DE LOS RIESGOS:

 Artículo 3. Definición.

La evaluación de los riesgos laborales es el proceso dirigido a estimar la magnitud de aquellos riesgos que no hayan podido evitarse, obteniendo la información necesaria para que el empresario esté en condiciones de tomar una decisión apropiada sobre la necesidad de adoptar medidas preventivas y, en tal caso, sobre el tipo de medidas que deben adoptarse.

Cuando de la evaluación realizada resulte necesaria la adopción de medidas preventivas, deberán ponerse claramente de manifiesto las situaciones en que sea necesario:

a. Eliminar o reducir el riesgo, mediante medidas de prevención en el origen, organizativas, de protección colectiva, de protección individual, o de formación e información a los trabajadores.
b.    Controlar periódicamente las condiciones, la organización y los métodos de trabajo y el estado de salud de los trabajadores.

De acuerdo con lo previsto en el artículo 33 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, el empresario deberá consultar a los representantes de los trabajadores, o a los propios trabajadores en ausencia de representantes, acerca del procedimiento de evaluación a utilizar en la empresa o centro de trabajo.

Artículo 4. Contenido general de la evaluación.
La evaluación inicial de los riesgos que no hayan podido evitarse deberá extenderse a cada uno de los puestos de trabajo de la empresa en que concurran dichos riesgos.
Para ello, se tendrán en cuenta:

a.    Las condiciones de trabajo existentes o previstas, tal como quedan definidas en el apartado 7 del artículo 4 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

b.    La posibilidad de que el trabajador que lo ocupe o vaya a ocuparlo sea especialmente sensible, por sus características personales o estado biológico conocido, a alguna de dichas condiciones.

En particular, a efectos de lo dispuesto sobre la evaluación de riesgos en el artículo 26.1 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, el anexo VII de este Real Decreto incluye una lista no exhaustiva de agentes, procedimientos y condiciones de trabajo que pueden influir negativamente en la salud de las trabajadoras embarazadas o en período de lactancia natural, del feto o del niño durante el período de lactancia natural, en cualquier actividad susceptible de presentar un riesgo específico de exposición.

En todo caso la trabajadora embarazada no podrá realizar actividades que supongan riesgo de exposición a los agentes o condiciones de trabajo incluidos en la lista no exhaustiva de la parte A del anexo VIII, cuando, de acuerdo con las conclusiones obtenidas de la evaluación de riesgos, ello pueda poner en peligro su seguridad o su salud o la del feto. Igualmente la trabajadora en período de lactancia no podrá realizar actividades que supongan el riesgo de una exposición a los agentes o condiciones de trabajo enumerados en la lista no exhaustiva del anexo VIII, parte B, cuando de la evaluación se desprenda que ello pueda poner en peligro su seguridad o su salud o la del niño durante el período de lactancia natural. En los casos previstos en este párrafo, se adoptarán las medidas previstas en el artículo 26 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, con el fin de evitar la exposición a los riesgos indicados.

A partir de dicha evaluación inicial, deberán volver a evaluarse los puestos de trabajo que puedan verse afectados por:

a.    La elección de equipos de trabajo, sustancias o preparados químicos, la introducción de nuevas tecnologías o la modificación en el acondicionamiento de los lugares de trabajo.

b.    El cambio en las condiciones de trabajo.

c.    La incorporación de un trabajador cuyas características personales o estado biológico conocido lo hagan especialmente sensible a las condiciones del puesto.

La evaluación de los riesgos se realizará mediante la intervención de personal competente, de acuerdo con lo dispuesto en el capítulo VI de esta norma.

Artículo 5. Procedimiento.
A partir de la información obtenida sobre la organización, características y complejidad del trabajo, sobre las materias primas y los equipos de trabajo existentes en la empresa y sobre el estado de salud de los trabajadores, se procederá a la determinación de los elementos peligrosos y a la identificación de los trabajadores expuestos a los mismos, valorando a continuación el riesgo existente en función de criterios objetivos de valoración, según los conocimientos técnicos existentes, o consensuados con los trabajadores, de manera que se pueda llegar a una conclusión sobre la necesidad de evitar o de controlar y reducir el riesgo.

A los efectos previstos en el párrafo anterior se tendrá en cuenta la información recibida de los trabajadores sobre los aspectos señalados.

El procedimiento de evaluación utilizado deberá proporcionar confianza sobre su resultado. En caso de duda deberán adoptarse las medidas preventivas más favorables, desde el punto de vista de la prevención.

La evaluación incluirá la realización de las mediciones, análisis o ensayos que se consideren necesarios, salvo que se trate de operaciones, actividades o procesos en los que la directa apreciación profesional acreditada permita llegar a una conclusión sin necesidad de recurrir a aquéllos, siempre que se cumpla lo dispuesto en el párrafo anterior.

En cualquier caso, si existiera normativa específica de aplicación, el procedimiento de evaluación deberá ajustarse a las condiciones concretas establecidas en la misma.

3. Cuando la evaluación exija la realización de mediciones, análisis o ensayos y la normativa no indique o concrete los métodos que deben emplearse, o cuando los criterios de evaluación contemplados en dicha normativa deban ser interpretados o precisados a la luz de otros criterios de carácter técnico, se podrán utilizar, si existen, los métodos o criterios recogidos en:

a.    Normas UNE.

b.    Guías del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, del Instituto Nacional de Silicosis y protocolos y guías del Ministerio de Sanidad y Consumo, así como de Instituciones competentes de las Comunidades Autónomas.

c.    Normas internacionales.

d.    En ausencia de los anteriores, guías de otras entidades de reconocido prestigio en la materia u otros métodos o criterios profesionales descritos documentalmente que cumplan lo establecido en el primer párrafo del apartado 2 de este artículo y proporcionen un nivel de confianza equivalente.

Artículo 6. Revisión.
La evaluación inicial a que se refiere el artículo 4 deberá revisarse cuando así lo establezca una disposición específica.

En todo caso, se deberá revisar la evaluación correspondiente a aquellos puestos de trabajo afectados cuando se hayan detectado daños a la salud de los trabajadores o se haya apreciado a través de los controles periódicos, incluidos los relativos a la vigilancia de la salud, que las actividades de prevención pueden ser inadecuadas o insuficientes. Para ello se tendrán en cuenta los resultados de:

a.    La investigación sobre las causas de los daños para la salud que se hayan producido.
b.    Las actividades para la reducción de los riesgos a que se hace referencia en el apartado 1.a del artículo 3.

c.    Las actividades para el control de los riesgos a que se hace referencia en el apartado 1.b del artículo 3.

d.    El análisis de la situación epidemiológica según los datos aportados por el sistema de información sanitaria u otras fuentes disponibles.

Sin perjuicio de lo señalado en el apartado anterior, deberá revisarse igualmente la evaluación inicial con la periodicidad que se acuerde entre la empresa y los representantes de los trabajadores, teniendo en cuenta, en particular, el deterioro por el transcurso del tiempo de los elementos que integran el proceso productivo.

Artículo 7. Documentación.
En la documentación a que hacen referencia los párrafos b y c del artículo 23.1 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, deberán reflejarse, para cada puesto de trabajo cuya evaluación ponga de manifiesto la necesidad de tomar alguna medida preventiva, los siguientes datos:

a.    La identificación del puesto de trabajo.

b.    El riesgo o riesgos existentes y la relación de trabajadores afectados.

c.    El resultado de la evaluación y las medidas preventivas procedentes, teniendo en cuenta lo establecido en el artículo 3.

d.    La referencia de los criterios y procedimientos de evaluación y de los métodos de medición, análisis o ensayo utilizados, en los casos en que sea de aplicación lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 5.

3. DEFINICIONES Y CONCEPTOS GENERALES:


1. Nivel de presión acústica, Lp: El nivel, en decibelios, dado por la siguiente expresión:

donde Po es la presión de referencia (2·10-5 pascales) y P es el valor eficaz de la presión acústica, en pascales, a la que está expuesto un trabajador (que puede o no desplazarse de un lugar a otro del centro de trabajo).

2. Nivel de presión acústica ponderado A, LpA: Valor del nivel de presión acústica, en decibelios, determinado con el filtro de ponderación frecuencial A, dado por la siguiente expresión:

donde PA es el valor eficaz de la presión acústica ponderada A, en pascales.

3. Nivel de presión acústica continuo equivalente ponderado A, LAeq,T: El nivel, en decibelios A, dado por la expresión:

donde T = t2 - t1 es el tiempo de exposición del trabajador al ruido.

4. Nivel de exposición diario equivalente, LAeq,d: El nivel, en decibelios A, dado por la expresión:

donde T es el tiempo de exposición al ruido, en horas/día. Se considerarán todos los ruidos existentes en el trabajo, incluidos los ruidos de impulsos.
Si un trabajador está expuesto a «m» distintos tipos de ruido y, a efectos de la evaluación del riesgo, se ha analizado cada uno de ellos separadamente, el nivel de exposición diario equivalente se calculará según las siguientes expresiones:

donde LAeq,Ti es el nivel de presión acústica continuo equivalente ponderado A correspondiente al tipo de ruido «i» al que el trabajador está expuesto Ti horas por día, y (LAeq,d)i es el nivel diario equivalente que resultaría si solo existiese dicho tipo de ruido.

5. Nivel de exposición semanal equivalente, LAeq,s: El nivel, en decibelios A, dado por la expresión:

donde «m» es el número de días a la semana en que el trabajador está expuesto al ruido y LAeq,di es el nivel de exposición diario equivalente correspondiente al día «i».

6. Nivel de pico, Lpico: Es el nivel, en decibelios, dado por la expresión:

donde Ppico es el valor máximo de la presión acústica instantánea (en pascales) a que está expuesto el trabajador, determinado con el filtro de ponderación fiecuencial C y Po es la presión de referencia (2·10-5 pascales).

7. Ruido estable: Aquel cuyo nivel de presión acústica ponderado A permanece esencialmente constante. Se considerará que se cumple tal condición cuando la diferencia entre los valores máximos y mínimo de LpA, medido utilizando las características «SLOW» de acuerdo a la norma UNE-EN 60651:1996, es inferior a 5 dB.

4. MEDICION:

  1. El empresario deberá realizar una evaluación basada en la medición de los niveles de ruido a que estén expuestos los trabajadores, en el marco de lo dispuesto en el artículo 16 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, y del capítulo II, sección 1.ª del Real Decreto 39/1997, de 17 de enero. La medición no será necesaria en los casos en que la directa apreciación profesional acreditada permita llegar a una conclusión sin necesidad de la misma. 
    Los datos obtenidos de la evaluación y/o de la medición del nivel de exposición al ruido se conservarán de manera que permita su consulta posterior. La documentación de la evaluación se ajustará a lo dispuesto en el artículo 23 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre y en el artículo 7 del Real Decreto 39/1997, de 17 de enero.

  2. Los métodos e instrumentos que se utilicen deberán permitir la determinación del nivel de exposición diario equivalente (LAeq.d), del nivel de pico (Lpico) y del nivel de exposición semanal equivalente (LAeq,s), y decidir en cada caso si se han superado los valores establecidos en el artículo 5, teniendo en cuenta, si se trata de la comprobación de los valores límite de exposición, la atenuación procurada por los protectores auditivos. Para ello, dichos métodos e instrumentos deberán adecuarse a las condiciones existentes, teniendo en cuenta, en particular, las características del ruido que se vaya a medir, la duración de la exposición, los factores ambientales y las características de los instrumentos de medición.
  3. Entre los métodos de evaluación y medición utilizados podrá incluirse un muestreo, que deberá ser representativo de la exposición personal de los trabajadores. La forma de realización de las mediciones, así como su número y duración se efectuará conforme a lo dispuesto en el anexo II. Para la medición se utilizarán los instrumentos indicados en el anexo III, los cuales deberán ser comprobados mediante un calibrador acústico antes y después de cada medición o serie de mediciones.
  4. La evaluación y la medición mencionadas en el apartado 1 se programarán y efectuarán a intervalos apropiados de conformidad con el artículo 6 del Real Decreto 39/1997, de 17 de enero y, como mínimo, cada año en los puestos de trabajo en los que se sobrepasen los valores superiores de exposición que dan lugar a una acción, o cada tres años cuando se sobrepasen los valores inferiores de exposición que dan lugar a una acción. 

    Dichas evaluaciones y mediciones serán realizadas por personal con la debida cualificación, atendiendo a lo dispuesto en los artículos 36 y 37 y en el Capítulo III del Real Decreto 39/1997, en cuanto a la organización de recursos para el desarrollo de actividades preventivas.

  5. En el marco de lo dispuesto en los artículos 15 y 16 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, el empresario, al evaluar los riesgos, prestará particular atención a los siguientes aspectos:
    1. el nivel, el tipo y la duración de la exposición, incluida la exposición a ruido de impulsos;
    2. la existencia de equipos de sustitución concebidos para reducir la emisión de ruido;
    3. los valores límite de exposición y los valores de exposición que dan lugar a una acción previstos en el artículo 5;
    4. en la medida en que sea viable desde el punto de vista técnico, todos los efectos para la salud y seguridad de los trabajadores derivados de la interacción entre el ruido y las sustancias ototóxicas relacionadas con el trabajo, y entre el ruido y las vibraciones;
    5. todos los efectos indirectos para la salud y la seguridad de los trabajadores derivados de la interacción entre el ruido y las señales acústicas de alarma u otros sonidos a que deba atenderse para reducir el riesgo de accidentes;
    6. la información sobre emisiones sonoras facilitada por los fabricantes de equipos de trabajo con arreglo a lo dispuesto en la normativa específica que sea de aplicación;
    7. cualquier efecto sobre la salud y la seguridad de los trabajadores especialmente sensibles a los que se refiere el artículo 25 de la Ley 31/1995;
    8. la prolongación de la exposición al ruido después del horario de trabajo bajo responsabilidad del empresario;
    9. la información apropiada derivada de la vigilancia de la salud, incluida la información científico-técnica publicada, en la medida en que sea posible;
    10. la disponibilidad de protectores auditivos con las características de atenuación adecuadas.
  6. En función de los resultados de la evaluación, el empresario deberá determinar las medidas que deban adoptarse con arreglo a los artículos 4, 7, 8 y 9, planificando su ejecución de acuerdo con lo establecido en el capítulo II, sección 2.ª del Real Decreto 39/1997. 

METODO DE MEDICION:

  1. Las mediciones deberán realizarse, siempre que sea posible, en ausencia del trabajador afectado, colocando el micrófono a la altura donde se encontraría su oído. Si la presencia del trabajador es necesaria, el micrófono se colocará, preferentemente, frente a su oído, a unos 10 centímetros de distancia; cuando el micrófono tenga que situarse muy cerca del cuerpo deberán efectuarse los ajustes adecuados para que el resultado de la medición sea equivalente al que se obtendría si se realizara en un campo sonoro no perturbado

  2. Número y duración de las mediciones: El número, la duración y el momento de realización de las mediciones tendrán que elegirse teniendo en cuenta que el objetivo básico de éstas es el de posibilitar la toma de decisión sobre el tipo de actuación preventiva que deberá emprenderse en virtud de lo dispuesto en el presente real decreto. Por ello, cuando uno de los límites o niveles establecidos en el mismo se sitúe dentro del intervalo de incertidumbre del resultado de la medición podrá optarse: a) por suponer que se supera dicho límite o nivel, o b) por incrementar (según el instrumental utilizado) el número de las mediciones (tratando estadísticamente los correspondientes resultados) y/o su duración (llegando, en el límite, a que el tiempo de medición coincida con el de exposición), hasta conseguir la necesaria reducción del intervalo de incertidumbre correspondiente. 
    En el caso de la comparación con los valores límites de exposición, dicho intervalo de incertidumbre deberá estimarse teniendo en cuenta la incertidumbre asociada a la atenuación de los protectores auditivos
  3. Las incertidumbres de medición a las que se hace referencia en el apartado anterior se determinarán de conformidad con la práctica metrológica

 EQUIPO DE MEDICION:


Medición del Nivel de exposición diario equivalente (LAeq,d)



Sonómetros: Los sonómetros (no integradores-premediadores) podrán emplearse únicamente para la medición de Nivel de presión acústica ponderado A (LpA) del ruido estable. La lectura promedio se considerará igual al Nivel de presión acústica continuo equivalente ponderado A (LAeq,T) de dicho ruido. El Nivel de exposición diario equivalente (LAeq,d) se calculará con las expresiones dadas en el punto 4 del anexo 1.

Los sonómetros deberán ajustarse, como mínimo, a las especificaciones de la norma UNE-EN 60651:1996 para los instrumentos de «clase 2» (disponiendo, por lo menos, de la característica «SLOW» y de la ponderación frecuencial A) o a las de cualquier versión posterior de dicha norma y misma clase.

Sonómetros integradores-premediadores: Los sonómetros integradores-premediadores podrán emplearse para la medición del Nivel de presión acústica continuo equivalente ponderado A (LAeq,T) de cualquier tipo de ruido. El Nivel de exposición diario equivalente (LAeq,d) se calculará mediante las expresiones dadas en el punto 4 del anexo 1.

Los sonómetros integradores-premediadores deberán ajustarse, como mínimo, a las especificaciones de la norma UNE-EN 60804:1996 para los instrumentos de «clase 2» o a las de cualquier versión posterior de dicha norma y misma clase.

Dosímetros: Los medidores personales de exposición al ruido (dosímetros) podrán ser utilizados para la medición del Nivel de exposición diario equivalente (LAeq,d) de cualquier tipo de ruido.

Los medidores personales de exposición al ruido deberán ajustarse a las especificaciones de la norma UNE-EN 61252:1998 o a las de cualquier versión posterior de dicha norma.

Medición del Nivel de pico (Lpico)


Los sonómetros empleados para medir el Nivel de pico o para determinar directamente si se sobrepasan los límites o niveles indicados en el articulo 4 deberán disponer de los circuitos específicos adecuados para la medida de valores de pico. Deberán tener una constante de tiempo en el ascenso igual o inferior a 100 microsegundos, o ajustarse a las especificaciones establecidas para este tipo de medición en la norma UNE-EN 61672:2005 o versión posterior de la misma.

Equipo utilizado: SONOMETRO BRUEL & KJAER


El equipo está sometido a un programa de calibración llevado a cabo en los laboratorios certificados. La fecha de vencimiento de la calibración es el 24 de Agosto de 2010.

LUGARES DE MEDIDA:
RESULTADOS PLANTA BAJA:
Lugar / puesto de trabajo evaluado: MAQUINARIA (GRUISTA)
Fecha de la medición: 12 / 02 / 2009 
Hora de la medición: 10:00 horas
Nivel medio de ocupación: 1 Persona trabajando. (Normal).

5. EVALUACION



CRITERIOS DE REFERENCIA:


NIVEL DIARIO EQUIVALENTE  (dBA) NIVEL PICO  (dBC)
1 Nivel de acción
80
135
2 Nivel de acción
85
137
Valores Límite
87
140

Al aplicar los valores límite de exposición, en la determinación de la exposición real del trabajador al ruido, se tendrá en cuenta la atenuación que procuran los protectores auditivos individuales utilizados por los trabajadores. Para los valores de exposición que dan lugar a una acción no se tendrán en cuenta los efectos producidos por dichos protectores.

En circunstancias debidamente justificadas y siempre que conste de forma explícita en la evaluación de riesgos, para las actividades en las que la exposición diaria al ruido varíe considerablemente de una jornada laboral a otra, a efectos de la aplicación de los valores límite y de los valores de exposición que dan lugar a una acción, podrá utilizarse el nivel de exposición semanal al ruido en lugar del nivel de exposición diaria al ruido para evaluar los niveles de ruido a los que los trabajadores están expuestos, a condición de que:

    1. el nivel de exposición semanal al ruido, obtenido mediante un control apropiado, no sea superior al valor límite de exposición de 87 dB(A), y
    2. se adopten medidas adecuadas para reducir al mínimo el riesgo asociado a dichas actividades.

 RESULTADOS OBTENIDOS:



RESULTADOS
RESULTADOS
DURACION DE LA MEDICION (horas)
COMIENZO DE LA MEDICION (horas)
MUESTRAS
LAeq,T (dBA)
Lpico (dBC)


1
88
140
1
9.00
2
89
139
1
11.00
3
87
139
1
13.00
4
87
136
1
9.00
5
89
137
1
11.00
6
88
138
1
13.00

RESULTADOS
RESULTADOS
T (horas)

`MUESTRAS
LAeq,T
LAeq,d


1
88
86.8
6

2
87
85.8
6

3
87
85.8
6

4
87
85.8
6

5
88
86.8
6

6
88
86.8
6


VALORACION DE LOS RESULTADOS:

Valor Medio: 86.3 dB

Nos encontramos en el INTERVALO III: habría q adoptar las siguientes medidas preventivas:
-          Programa de reducción de ruido
-          Señalización y control de acceso
-          Información y formación
-          EPI obligatorio a todos los trabajadores expuestos
-          Control de la función auditiva (trienal como mínimo)
-          Registro y archivo de datos
-          Renovar las mediciones higiénicas de ruido de forma anual


6. CONCLUSIONES: 

En la evaluación del puesto de trabaja referente al uso de maquinaria (grúa), se han reflejado valores de ruido no recomendados, por lo que se deberá de actuar según las medidas preventivas citadas anteriormente.

La evaluación y la medición mencionadas en el apartado 1 se programarán y efectuarán a intervalos apropiados de conformidad con el artículo 6 del Real Decreto 39/1997, de 17 de enero y, como mínimo, cada año en los puestos de trabajo en los que se sobrepasen los valores superiores de exposición que dan lugar a una acción, o cada tres años cuando se sobrepasen los valores inferiores de exposición que dan lugar a una acción. 


Dichas evaluaciones y mediciones serán realizadas por personal con la debida cualificación, atendiendo a lo dispuesto en los artículos 36 y 37 y en el Capítulo III del Real Decreto 39/1997, en cuanto a la organización de recursos para el desarrollo de actividades preventivas. 


La reducción de estos riesgos se basará en los principios generales de prevención establecidos en el artículo 15 de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, y tendrá en consideración especialmente

a. otros métodos de trabajo que reduzcan la necesidad de exponerse al ruido;

b. la elección de equipos de trabajo adecuados que generen el menor nivel posible de ruido, habida cuenta del trabajo al que están destinados, incluida la posibilidad de proporcionar a los trabajadores equipos de trabajo que se ajusten a lo dispuesto en la normativa sobre comercialización de dichos equipos cuyo objetivo o resultado sea limitar la exposición al ruido;

c. la concepción y disposición de los lugares y puestos de trabajo;


d. la información y formación adecuadas para enseñar a los trabajadores a utilizar correctamente el equipo de trabajo con vistas a reducir al mínimo su exposición al ruido;

e. la reducción técnica del ruido:
    1. reducción del ruido aéreo, por ejemplo, por medio de pantallas, cerramientos, recubrimientos con material acústicamente absorbente;
    2. reducción del ruido transmitido por cuerpos sólidos, por ejemplo mediante amortiguamiento o aislamiento;


f. programas apropiados de mantenimiento de los equipos de trabajo, del lugar de trabajo y de los puestos de trabajo;


g. la reducción del ruido mediante la organización del trabajo:
    1. limitación de la duración e intensidad de la exposición;
    2. ordenación adecuada del tiempo de trabajo.


Los riesgos derivados de la exposición al ruido deberán eliminarse en su origen o reducirse al nivel más bajo posible, teniendo en cuenta los avances técnicos y la disponibilidad de medidas de control del riesgo en su origen.

El empresario aplicará las medidas que integran el deber general de prevención previsto en el artículo anterior, con arreglo a los siguientes principios generales:

a.    Evitar los riesgos.
b.    Evaluar los riesgos que no se puedan evitar.
c.    Combatir los riesgos en su origen.
d.    Adaptar el trabajo a la persona, en particular en lo que respecta a la concepción de los puestos de trabajo, así como a la elección de los equipos y los métodos de trabajo y de producción, con miras, en particular, a atenuar el trabajo monótono y repetitivo y a reducir los efectos del mismo en la salud.
e.    Tener en cuenta la evolución de la técnica.
f.     Sustituir lo peligroso por lo que entrañe poco o ningún peligro.
g.    Planificar la prevención, buscando un conjunto coherente que integre en ella la técnica, la organización del trabajo, las condiciones de trabajo, las relaciones sociales y la influencia de los factores ambientales en el trabajo.
h.    Adoptar medidas que antepongan la protección colectiva a la individual.
i.      Dar las debidas instrucciones a los trabajadores.

2. El empresario tomará en consideración las capacidades profesionales de los trabajadores en materia de seguridad y de salud en el momento de encomendarles las tareas.

3. El empresario adoptará las medidas necesarias a fin de garantizar que sólo los trabajadores que hayan recibido información suficiente y adecuada puedan acceder a las zonas de riesgo grave y específico.

4. La efectividad de las medidas preventivas deberá prever las distracciones o imprudencias no temerarias que pudiera cometer el trabajador. Para su adopción se tendrán en cuenta los riesgos adicionales que pudieran implicar determinadas medidas preventivas, las cuales sólo podrán adoptarse cuando la magnitud de dichos riesgos sea sustancialmente inferior a la de los que se pretende controlar y no existan alternativas más seguras.

5. Podrán concertar operaciones de seguro que tengan como fin garantizar como ámbito de cobertura la previsión de riesgos derivados del trabajo, la empresa respecto de sus trabajadores, los trabajadores autónomos respecto a ellos mismos y las sociedades cooperativas respecto a sus socios cuya actividad consista en la prestación de su trabajo personal.

7. MEDIDAS PARA EL CONTROL DEL RUIDO Y POSIBLES MEJOPRAS:


Las medidas pueden ser:

Medidas de control en la fuente:
-          Diseño y compra de maquinas con bajo nivel de ruido, si fuese posible.
-          Mantenimiento adecuado de las maquinas
-          Eliminación de vibraciones

Medidas de control en el medio:
-          colocación de pantallas acústicas
-          distribución de materiales absorbentes y paredes, en este caso el uso de mamparas en la grúa para aislar el ruido.

Medidas de control sobre el receptor:
-          utilización de protectores auditivos, uso de EPI (cascos) es obligatorio.

8. LEGISLACION Y NORMATIVA:


-          RD 86/2006
-          LEY 31/1995

-          RD 39/1997